JESUCRISTO: "no hay amor mas grande"

JESUCRISTO: "no hay amor mas grande"

viernes, 1 de agosto de 2008

La Pregunta del Dia de Hoy (1 de Agosto del 2008)

Acaso Cristo se parecia a la cultura de su epoca? Cuanto y en que? Y usted se parece a la cultura de su epoca, cuanto y en que?

En esta serie de preguntas que comparto con ustedes espero crear conciencia de la realidad que afecta al Cristiano(a) del siglo 21.


Participe y no tenga miedo a equivocarse... si usted no expone lo que piensa como podran otros crecer y beneficiarse.Si usted no es correjido en amor como podra crecer a la altura de Cristo.

Como puertorriquena que soy, reflejo la cultura de mi pais. Mi lenguaje, vocabulario, tono, alimentos, vestimenta, actitudes y conductas reflejan mucho mi cultura. Mi raza, incluye color de mi piel, pelo y ADN soy latina en lo natural.Mi crianza, padres puertorriquenos, educadores ambos, escritores, vivir en un pais colonizado, nivel de educacion; experiencias en mi vida dentro de la cultura Puertorriquena han influenciado mi ser interior y exterior.

PERO CRISTO...

Cuando Jesucristo llega todo cambia. Cambia tu identidad, tu educacion, tu lenguaje, tu vestimenta, tu cultura es transformada y sometida a Cristo y para Cristo.Quien soy?Soy de un linaje escogido, pertenesco al sacerdocio real del reino de los cielos donde Cristo es nuestro sumo sacerdote. Soy miembro de una nacion santa. Separada para mi Dios y Rey para servirle sometiendo mi naturaleza humana a Su realidad espiritual. Soy enviada a establecer el reino en otros. Soy embajadora del reino con toda la autoridad del reino para llevar territorios a la obediencia en Cristo. Soy una ministro de la reconciliacion, voy en nombre de Dios a reconciliar vidas para Dios y su reino. Soy una hija del Dios Altisimo, de el Todopoderoso. Soy una Apostol de Jesucristo, enviada con el diseno de su reino a establecer su fundamento y levantar ministros competentes de un nuevo pacto. Soy predicadora y maestra para los elegidos de Dios.

Y tu quien eres?



Romanos 12
1 Por eso, hermanos míos, ya que Dios es tan bueno con ustedes, les ruego que dediquen toda su vida a servirle y a hacer todo lo que a él le agrada. Así es como se debe adorarlo.2 Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto.
3 Dios en su bondad me nombró apóstol, y por eso les pido que no se crean mejores de lo que realmente son. Más bien, véanse ustedes mismos según la capacidad que Dios les ha dado como seguidores de Cristo.