El Abuso Espiritual es Abuso de Poder

Según el diccionario de la lengua española Vox poder es: I: Dominio, imperio, facultad y jurisdicción que uno tiene para mandar o ejecutar una cosa:... Facultad que uno da a otro para que en su lugar y representándole pueda ejecutar una cosa, acto o instrumento en que consta dicha facultad: tengo poderes por escrito; revestido de plenos poderes. Fuerza, vigor, capacidad, poderío... II: 1) Tener expedita la facultad o potencia de hacer: 2) Tener facilidad, tiempo, lugar, autorización de hacer. A la iglesia institucional se le ha delgado autoridad, dominio, poderío para representar el nombre de Dios e implementar su poderío en la tierra.

La iglesia envía, comisionan funcionarios, ministros y/o embajadores a establecer la autoridad de Dios en un territorio. Cuando esa autoridad se mal usa hay abuso de poder, el cual se manifiesta como abuso espiritual. El abuso espiritual es también exceso de control. Control se define como comprobación, inspección, intervención; dirección, mando, regulación. Sitio donde esta situado un control o inspección. Cuando la iglesia hace mal manejo de su control, hay abuso espiritual.

El abuso espiritual eclesiástico es, el mal manejo de poder y control de la institución eclesiástica sobre los más débiles, es decir sobre los que tienen menos poder y control. La iglesia en sus diferentes ramificaciones y denominaciones comisionan y/o ordenan individuos que han sido reconocidos por la institución eclesiástica y enviados con todos los poderes, autoridad, y permisos de la iglesia institucional a establecer en un territorio su dominio y control. La institución de la iglesia al promover que los funcionarios y/o representantes de sus instituciones, sean en su mayoría hombres promueven la opresión y el discrimen hacia las mujeres en general.

El promover el mantenimiento de la ideología patriarcal, y jerárquica promueve una mentalidad machista en el mundo en nombre de dios. Cuando el objetivo de la institución eclesiástica es el de mantener a las mujeres “en su rol” enseñado a las mujeres a ser sujetas, sumisas, ayudas idóneas de los hombres, (lo cual es una interpretación bíblica desde el punto de vista patriarcal, jerárquico y machista) la iglesia institucional esta abusando de su poder y control y esto se convierte en abuso espiritual eclesiástico.

La Biblia dice claramente “Dios no es hombre”... La iglesia cuando es dirigida por estos conceptos, limita el potencial y el desarrollo de la mujer creada en la imagen de Dios. Muchas mujeres ministros saben lo que es sentirse morir interiormente cuando caminan con un llamado divino que la “iglesia” no les permite manifestar, cuando esto sucede las personas que dirigen la iglesia están cometiendo abuso espiritual en contra de una hija de Dios. El no reconocer a las mujeres ministros que Dios ha llamado es opresión y abuso espiritual en contra de las hijas de Dios, en nombre del principado machista, el dios de muchos en la “iglesia institucional”.

La iglesia esta llena de mujeres que están esperando por la afirmación de sus llamados y el envió y/o comisión de sus llamados, que se les entregue los poderes, que Dios ya les otorgó, pero esto no sucede porque los hombres que controlan el imperio de la “iglesia institucional”, no pueden compartir su poder con las mujeres, pero utilizan el poder y el control que la iglesia institucional les brinda para evitar que las mujeres ministros puedan llevar acabo el llamado de Dios. Esto también lo hacen en nombre del dios de ellos, dirigidos por la mentalidad jerárquica, patriarcal y machista. Cuando esto sucede hay abuso espiritual eclesiástico.

La Biblia dice: “el enemigo vino a robar, matar y destruir;” y Jesús dijo: “Satanás es el Padre de la mentiras, mentiroso desde el principio. Piensa en esto... Jesús dijo “Yo he venido para que tengas Vida.”... Pablo dijo: “la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta.” El abuso espiritual no es la voluntad de Dios ni mucho menos su propósito en la vida de las mujeres.

Porque vosotros sois uno en Cristo: Porque ahora todos los que hemos entrado a la luz somos uno en Cristo. El Señor me mostraba que cuando Pablo declara que: “Ya no hay judío ni griego, no hay esclavo ni libre, no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3:28); Pablo estaba declarando una gran verdad que no es solo espiritual, como muchos han querido minimizar.

Pablo dijo: “No hay judío ni griego: Los judíos buscan señales, los griegos conocimiento”, ambos era grupos étnicos orgullosos de sus herencias. Los judíos era el pueblo escogido de Dios los poseedores de la ley, orgullosos de su herencia religiosa. Los griegos eran poseedores de conocimiento, orgullosos de su herencia intelectual y filosófica. Los judíos eran circuncisos, los griegos eran gentiles o incircuncisos a ellos, Pablo les declaró que en Cristo ya no hay diferencias étnicas, culturales, ni orgullo nacional, ni religioso. En Cristo solo hay Su reino y nación santa, Su ley, sabiduría, conocimiento y verdad.

No hay esclavo ni libre: Pablo les explica que en Cristo no hay posiciones sociales, ni económicas que nos puedan separar o diferenciar. En Cristo solo hay un estatus legal, libres. No hay varón ni mujer: Pablo señala, que no hay diferencias de sexo, ni estereotipos o roles relacionados al género. En Cristo no nos relacionamos de acuerdo a nuestra sexualidad ni por géneros sociales, sino por nuestro ser interior, talentos y dones, hombre y mujer son uno en Cristo.

Porque vosotros sois uno en Cristo: Porque ahora todos los que hemos entrado a la luz somos uno en Cristo. El griego y el judío son uno; la nacionalidad es una, la del Reino. El esclavo y el libre son uno; nuestro gobierno es Cristo-céntrico, nuestros niveles sociales y/o económicos son uno, sentados a la diestra de Cristo. El varón y la mujer son uno; hay un solo género, uno en Cristo. No hay diferencias, porque estamos, en Cristo y con Cristo escondidos en Dios.

Pablo continúa explicando que esta unidad la recibimos conforme a la promesa del pacto de Dios con la descendencia de Abraham (Gal.3:29). Pablo comunica porque esta verdad no había sido revelada antes. El dice: “Porque entre tanto el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo; más bien, esta bajo guardianes y mayordomos hasta el tiempo señalado por su padre” (Gal.4:1-2).

Pablo trató de comunicar algo así: ustedes son los herederos de la herencia del Nuevo Pacto de la Gracia en Cristo Jesús, pero como eran niños es decir inmaduros espiritualmente—(refiriéndose a los principios elementales del mundo)—no podían recibir su herencia. El niño inmaduro es igual al esclavo porque no es libre, no es maduro para hacer uso de su herencia. Porque el niño, el inmaduro, esta expuesto a las doctrinas de hombres, filosofías del mundo, y a las pasiones humanas por eso depende de la ley, es decir de un tutor que lo guíe. Pero, cuando llega el momento del niño crecer y recibir su herencia, el padre envió al que haría la transacción legal y lo declararía, libre, es decir, listo para iniciarse en la vida adulta/madurez y disfrutar su herencia en Cristo (Ver Galatas 3 y 4). Esta madures nos lleva a otro nivel de relación con Dios y los unos con los otros.

Ahora somos uno en Cristo: El griego y el judío son uno; la nacionalidad es una, la del Reino. El esclavo y el libre son uno; nuestros niveles sociales y/o económicos son uno, libres a la diestra de Cristo miembros y herederos de su Reino. El hombre y la mujer son uno; hay un solo género en Cristo. No hay diferencias, porque estamos en Cristo y con Cristo escondidos en Dios.

Tenemos un Dios, Un Señor, Jesucristo Un Espíritu, el Espíritu de Cristo Una cabeza, Cristo Un Cuerpo, el cuerpo de Cristo que se compone de hombres y mujeres, la iglesia Su esposa. Una fe, en Cristo Jesús Un bautismo, en Cristo Jesús Una esperanza, la vida eterna con Cristo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

PALABRA PROFÉTICA PARA LOS HIJOS DE DIOS 2015

PARÁBOLA DE LAS 10 VÍRGENES

Que es ser apostolico?