CAMBIO DE LEY

Las buenas noticias del evangelio de Jesucristo, y la Gracia de Dios: CAMBIO DE LEY

Hebreos 7:11 Si hubiera sido posible alcanzar la perfección mediante el sacerdocio levítico (pues bajo éste se le dio la ley al pueblo), ¿qué necesidad había de que más adelante surgiera otro sacerdote, según el orden de Melquisedec y no según el de Aarón?12 Porque cuando cambia el sacerdocio, también tiene que cambiarse la ley.

Cuando cambia el sacerdocio, también tiene que cambiar la ley. El sacerdocio cambio, ahora es conforme al orden de Melquisedec donde Jesús es nuestro sumo sacerdote, el que presenta el sacrificio perfecto por nuestros pecados una vez y por siempre e intercede por nosotros siempre. La ley cambio, ahora estamos en la ley del Espíritu. El Espiritu nos fortalece nos dirige, nos confronta de pecado, y nos revela las verdades de Dios. Por eso todos deben entrar a esta verdad, porque si continúan en la ley que condena el pecado, morirán.

La letra mata, el Espíritu vivifica. La letra condena, el Espíritu justifica. La ley de Moisés mata al pecador, a usted y A TODO SER HUMANO, la ley del Espíritu, lo justifica, le da vida, y por causa de que el Espíritu de Cristo esta en el redimido, cualquier pecador que recibió a Cristo en su corazón; Ahora el redimido, justificado por la fe, recibe el Espíritu Santo para vencer los deseos de la carne. Practicara durante su vida, aferrado a la gracia que ha recibido, el aprender del Espíritu y obedecer al Espíritu. Mas, Dios levantara su cuerpo y lo perfeccionara en el día de la resurrección, dándole un cuerpo glorificado.

Dios no juzga a los redimidos y justificados por la fe en Jesucristo. Porque Cristo pago la condena de la ley de Moisés que juzga los deseos de la carne, porque Cristo pago las exigencia de la carne que fueron juzgadas por la ley de Moisés, que condenaba a TODO SER HUMANO incluyendo a USTED.

Estas son las BUENAS NOTICIAS, que  nos podemos arrepentir de tratar de agradar a Dios por nuestras fuerzas, recibiendo al Espíritu Santo por gracia y fe.

Es el Espíritu Santo el que nos dará la voluntad, discernimiento, conocimiento, sabiduría, fortaleza, y nos convencerá de pecado. Es el ES, quien nos ayudara cada día a que nos vayamos apartando del pecado que nos enredaba, por causa de que el ser humano es débil a la los deseos de la carne. Mas ahora por causa del Espíritu de Dios en nosotros, podemos resistir y someter los deseos de la naturaleza humana.

Es por causa del sacrificio de Jesucristo en la cruz que usted, y todos aquellos que se arrepienten de obras muertas de auto-justicia, se pueden relacionar con Dios Padre a través del Espíritu de Cristo en ellos. El Espíritu garantiza que serán preservados para vida. Les ayudara a vencer el pecado, siempre que ellos caminen obedeciendo, creyendo al Espíritu Santo, por fe y gracia. 

ESTAS SON MUY BUENAS NOTICIAS!!!!

HEBREOS 7:13 En efecto, Jesús, de quien se dicen estas cosas, era de otra tribu, de la cual nadie se ha dedicado al servicio del altar.14 Es evidente que nuestro Señor procedía de la tribu de Judá, respecto a la cual nada dijo Moisés con relación al sacerdocio.15 Y lo que hemos dicho resulta aún más evidente si, a semejanza de Melquisedec, surge otro sacerdote16 que ha llegado a serlo, no conforme a un requisito legal respecto a linaje humano, sino conforme al poder de una vida indestructible. 17 Pues de él se da testimonio: «Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec.» 18 Por una parte, la ley anterior queda anulada por ser inútil e ineficaz,19 ya que no perfeccionó nada. Y por la otra, se introduce una esperanza mejor, mediante la cual nos acercamos a Dios.
  

Hebreos 10:1 La ley es sólo una sombra de los bienes venideros, y no la presencia misma de estas realidades. Por eso nunca puede, mediante los mismos sacrificios que se ofrecen sin cesar año tras año, hacer perfectos a los que adoran.

Santiago 1:25 Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla.

La ley perfecta es la del Espíritu, la recibimos cuando nos arrepentimos de nuestras obras vanas, muertas. Las obras vanas/muertas son todas aquellas cosas que hacen las personas para demostrarle a las personas que ellos son buenos y pueden por causa de lo que hace/externo agradar a Dios. Hacen vanas obras para ganarse el favor de los hombres, diciendo que lo hacen para Dios, y esto para Dios es hipocresía.

2 Corintios 3:5 Pero nosotros no somos capaces de hacer algo por nosotros mismos; es Dios quien nos da la capacidad de hacerlo.6 Ahora Dios nos ha preparado para que anunciemos a todos nuestro nuevo compromiso con él. Este nuevo compromiso no se apoya en la ley, sino en el Espíritu de Dios. Porque la ley condena al pecador a muerte, pero el Espíritu de Dios da vida.
  
Nosotros, porque eramos débiles a los deseos de la carne, no podíamos agradar a Dios por nosotros mismos, porque la ley condenaba nuestros pecado. Mas el Espíritu de Cristo en nosotros nos da vida, porque su Espíritu es fuerte para vencer el pecado, y nos ayuda a vencer!

2 Cor 3:7-9 Dios escribió la ley en tablas de piedra, y se la entregó a Moisés. Aquel momento fue tan grandioso, que la cara de Moisés resplandecía. Y el resplandor era tan fuerte que los israelitas no podían mirar a Moisés cara a cara. Sin embargo, ese brillo pronto iba a desaparecer. Si la entrega de esa ley fue tan grandiosa, el anuncio de la salvación será más grandioso todavía. Porque esa ley dice que merecemos morir por nuestros pecados. Pero gracias a lo que el Espíritu Santo hizo en nosotros, Dios nos declara inocentes.10 ¡Y eso es mucho más grandioso que lo que hace la ley!11 Y si fue grandiosa la ley que iba a desaparecer, mucho más gloriosa es la buena noticia que anuncia la salvación eterna.
  
Las personas que resisten este mensaje de: arrepentimiento de obras muertas, salvación por la fe y gracia en nuestro Senor Jesucristo, están cegados por el velo de la ley.
  
12 Tan seguros estamos de todo esto, que no nos da miedo hablar.13 No hacemos como Moisés, que se tapaba la cara con un velo para que los israelitas no vieran que el brillo de su cara se iba apagando.14-15 Ellos nunca lo entendieron. Por eso hasta el día de hoy, cuando leen los libros de Moisés, no lo entienden. Es como si su entendimiento estuviera tapado con un velo. Sólo Cristo puede ayudarles a entender.
  
Tan segura estoy de lo que escribo provino de Dios, POR ESO NO TENEMOS MIEDO DE HABLAR LA VERDAD MARAVILLOSA DE LA LIBERTAD QUE SOLO SE PUEDE OBTENER POR GRACIA Y FE.
  
16 Sin embargo, cuando alguien se arrepiente y pide perdón al Señor, llega a comprenderlo. Es como si le quitaran el velo a su entendimiento.17-18 Porque el Señor y el Espíritu son uno mismo, y donde está el Espíritu del Señor hay libertad. Y nosotros no tenemos ningún velo que nos cubra la cara. Somos como un espejo que refleja la grandeza del Señor, quien cambia nuestra vida. Gracias a la acción de su Espíritu en nosotros, cada vez nos parecemos más a él.
  
Sin embargo, cuando una persona se arrepiente de sus obras muertas (auto-justicia que intenta cumplir la ley de Moisés por sus fuerzas) le pide perdón a Dios, sus ojos comienzan a ser abiertos a la verdad. Recibe entendimiento, recibe libertad y gozo, recibe sanidad, la imagen de Cristo comienza a crecer en ellos. Y por causa de el Espíritu de Cristo la persona cada vez se parece mas a Cristo, manifiesta sus frutos.
  
Pero, lamentablemente mucho aun están en leche y no pueden entender lo que les digo. Mas si usted si ve y entiende comparta la verdad con otros. Puede compartir este escrito sin alterar!!!

 Hebreos 5:11 Hay mucho más que decir acerca de este asunto, pero no es fácil explicarles a ustedes todo porque les cuesta mucho entender.12 Con el tiempo que llevan de haber creído en la buena noticia, ya deberían ser maestros. Sin embargo, todavía necesitan que se les expliquen las enseñanzas más sencillas acerca de Dios. Parecen niños pequeños, que no pueden comer alimentos sólidos sino que sólo toman leche.13 Son como niños recién nacidos, que aún no pueden distinguir lo bueno de lo malo.14 En cambio, los que sí saben distinguir lo que es bueno y malo, y están acostumbrados a hacerlo, son como la gente adulta que ya puede comer alimentos sólidos. (TLA)

Hebreos 6:1-3 (Nueva Versión Internacional)
Hebreo 6:1 Por eso, dejando a un lado las enseñanzas elementales acerca de Cristo, avancemos hacia la madurez. No volvamos a poner los fundamentos, tales como el arrepentimiento de las obras que conducen a la muerte, la fe en Dios,2 la instrucción sobre bautismos, la imposición de manos, la resurrección de los muertos y el juicio eterno.3 Así procederemos, si Dios lo permite.
  
Muchos aun no entienden las enseñanzas elementales de Cristo como estas (el arrepentimiento de las obras que conducen a la muerte, fe y gracia para recibir el Espíritu Santo y vida) que hemos ensenando en este escrito. Por eso aun están peleando por quien se salva y quien no se salva, mezclan ley y gracia y crean un ambiente de desgracia. Pierden el tiempo en cosas vanas, y desprestigia la Iglesia de Jesucristo. Rechazan a los verdaderos apóstoles que les dan el diseño y la revelación de Dios.

El misterio del que se hace uno con Cristo ocurre cuando:
1- El pecador se arrepiente de hacer obras muertas para ganarse el favor de los hombres y de Dios .
2-El pecador recibe el sacrificio de Jesucristo en la cruz como pago por sus pecado/deseos de la carne.
3-El redimido (el que Cristo liberto porque pago su pecado), vive por gracia en fe de que el Espíritu Santo le ayudara a vencer los deseos del pecado.
4-El que hace esto ha recibido el Espíritu de Dios.

No se trata de lo que a la vista podamos juzgar con la ley (reglas/mandamientos) que condenan el pecado, sino que cuando nos arrepentimos de vivir por el sistema de la ley de Moisés/levítica, podemos entrar al reino de la luz, habiendo recibido el nuevo nacimiento que produce el Espíritu Dios en nosotros. Somos nuevas personas aunque tengamos aun luchas con los deseos de la carne, porque Dios ya no nos mira conforme a la ley de Moisés/Levítica, que juzga los deseo de la carne, sino que conforme a la ley del Espíritu, Cristo en nosotros la Esperanza de Gloria. ESTO NO SIGNIFICA QUE SEGUIREMOS PECANDO, SIGNIFICA QUE ES UN PROCESO DE SANIDAD, aprendemos a renunciar a esos deseos y no dejar que nos dominen a través de conocer a Dios y obedecer el liderazgo de su Espíritu. Cristo en nosotros, es lo único que nos ayudara a vencer los deseos de la carne, si vivimos por fe y por gracia, en que Cristo en nosotros si es el camino a la santidad. Sino viviremos en condenándonos y juzgando a otros. Mas nosotros no estamos llamados a condenar sino amar. Y ayudar a los hermanos a crecer en conocimiento de la verdad.

El ministerio de la Reconciliación

2 Corintios 5:11 Por tanto, como sabemos lo que es temer al Señor, tratamos de persuadir a todos, aunque para Dios es evidente lo que somos, y espero que también lo sea para la conciencia de ustedes. No buscamos el recomendarnos otra vez a ustedes, sino que les damos una oportunidad de sentirse orgullosos de nosotros, para que tengan con qué responder a los que se dejan llevar por las apariencias y no por lo que hay dentro del corazón.Si estamos locos, es por Dios; y si estamos cuerdos, es por ustedes. El amor de Cristo nos obliga, porque estamos convencidos de que uno murió por todos, y por consiguiente todos murieron. Y él murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió por ellos y fue resucitado. Así que de ahora en adelante no consideramos a nadie según criterios meramente humanos. Aunque antes conocimos a Cristo de esta manera, ya no lo conocemos así. Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo! Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación: esto es, que en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándole en cuenta sus pecados y encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación.


El trabajo de la iglesia es predicar el Ministerio de la Reconciliación, esto es que Dios ya no toma en cuenta nuestros pecado, Dios nos amos tanto que cumplió la ley por nosotros en Jesús, y nos dio Su Espíritu para que ahora sin fijarnos en la ley del pecado podamos conocerle en Espíritu y Verdad, pues la ley del pecado aumenta el pecado. Mas podemos vivir en obediencia por su gracia en fe. Fe en El que resucito a Jesucristo es poderoso para ayudarnos a vencer las pasiones de la carne. Pero esto es un proceso de aprender, crecer y cambiar.

Con amor en Cristo, Apostol Dra. Yenan

Comentarios

Entradas más populares de este blog

PARÁBOLA DE LAS 10 VÍRGENES

PALABRA PROFÉTICA PARA LOS HIJOS DE DIOS 2015

Que es ser apostolico?